Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Identidad Digital - 23/02/2017

EL USO DE LA TECNOLOGÍA EN EL AULA: LA SUSTITUCIÓN DEL CUADERNO POR EL PORTÁTIL

2 min Tiempo de lectura

A pesar de los evidentes beneficios que el uso de la tecnología puede reportar en el aula, si este proceso no se lleva a cabo de manera adecuada es posible que desemboque en algunos inconvenientes. El volumen de información que los chavales encuentran en la Red, y la velocidad con la que acostumbran a acceder a ella, puede derivar en cierta falta de criterio a la hora de identificar las fuentes y en reconocer la calidad y autoridad de los datos que encuentran. Igualmente, esta revolución tecnológica puede acostumbrarles a conseguir todo de forma inmediata y superficial, dejando por el camino valores como la constancia, el esfuerzo y el rigor. De la misma manera, algunos subrayan el peligro que corre el buen uso del lenguaje, principalmente por la popularización de las abreviaturas o la omisión de signos de puntuación (que fomentan en gran medida la mensajería instantánea, el chat u otras herramientas de comunicación electrónica similares).

La doble cara de las TIC como herramienta educativa debería llevarnos a la siguiente reflexión: la llegada de la tecnología a las aulas no puede traducirse en una mera sustitución del cuaderno de papel por el ordenador portátil, sino que tiene que ser una complementación de la enseñanza en habilidades y conocimientos que ayer eran importantes y hoy lo siguen siendo. En definitiva, el uso de pantallas como los portátiles, las pizarras digitales o Internet en el ámbito escolar ha de ser un uso provechoso e inteligente, que verdaderamente aporte posibilidades antes inexistentes, pero que no suponga una aniquilación de habilidades fundamentales para el futuro de nuestros niños como lo son la capacidad de análisis y reflexión, el espíritu crítico o la buena comunicación oral y escrita.

Para superar este reto con éxito, resulta fundamental la labor educativa de profesores y padres, actores que juegan un papel protagonista en este contexto. A pesar de la tan habitualmente mencionada “brecha digital” entre la Generación Interactiva y sus mayores, la educación mediática de nuestros niños y jóvenes no es una tarea para nada imposible. Dicha labor requiere, claro está, adquirir ciertos conocimientos y destrezas en el uso de distintos dispositivos, procurando formarnos y actualizarnos en caso necesario. No obstante, el quid de la cuestión estará en asumir un verdadero compromiso con nuestros jóvenes y con las tecnologías, dándonos cuenta de que muy a menudo pesa más el sentido común que los conocimientos técnicos.

Autor: Jorge Tolsá

Volver

Comments are closed here.